25 cosas que hacer en Turín

25 cosas que hacer en Turín

1. Tomar una apericena en Piazza Vittorio

El aperitivo en Italia es casi una institución. Se trata de tomar una bebida, generalmente el Spritz con alguna cosa de picar, de modo que se calma un poco el apetito antes del almuerzo o la cena.

La apericena sería la evolución de este. Prácticamente se paga una bebida, que puede ser un refresco, una copa de vino o un cóctel. Sin embargo en esta ocasión no te traen algo de comer para acompañar.

Pagarás esta bebida 10€ de media, según el sitio, y dentro del local tendrás un bufete libre. Se prepara una sala con mucha oferta. Encontrarás pastas, verduras, pizzas, arroz… en los más modernos puedes encontrar incluso sushi o un sin fin de posibilidades. Puedes pasar por el bufete todas las veces que quieras, mientras te dure la bebida. De esta manera puedes hacer una cena tranquilamente por 10€.

Entre las 6 y las 8 de la tarde aproximadamente, los bares de Piazza Vittorio ofrecen la apericena. Podrás disfrutar de una gran oferta gastronómica y llenar tu estómago por poco dinero en un maravilloso espacio con preciosas vistas a la Iglesia de la Gran Madre, la colina torinese y a la orilla del Po. Te recomendamos locales como «Blanco» o «La Drogheria». ¡No puedes irte de Turín sin hacer una apericena en Piazza Vittorio!

2. Pasear bajo sus pórticos

Historia, elegancia y belleza. Todo esto representan los pórticos de Torino. Son un gran patrimonio de la ciudad. Se extienden por más de 18km a lo largo de la ciudad.

Se encuentran por casi todas partes y están realizados en materiales y estilos diversos. En Via Roma son espectaculares, con sus grandes columnas de mármol. En Via Po, de piedra gris, permiten pasear a través de sus comercios y tiendas típicas. Se encuentran también en las principales plazas, como son Piazza Vittorio, Piazza Castello y Piazza San Carlo.

Fueron realizados principalmente para permitir a la nobleza pasear por la ciudad protegidos de la lluvia y el frío en los periodos invernales y repararse del sol en los meses de verano.

Turín es la única ciudad italiana y europea que posee esta particular arquitectura. Sin duda tienes que conocerlos.

3. Probar la gastronomía típica

Almorzar o cenar en uno de los restaurantes de la ciudad para probar la gastronomía típica piamontese es un imprescindible en Turín. Tienes que probar la Bagna Cauda, si visitas Torino en los meses invernales. El vitello tonato es otro de los platos estrella.

Si comes pizzas, tienes que probar la farinata mientras esperas que se dore en el horno. La pizza al tegamino, será aún más típica de la zona. El frito piamontese es otro de los platos estrella, se trata de muchos tipos de carne frita. Un plato de pasta acompañado de trufa, te hará transportarte en la gastronomía de esta rica zona de Italia. «Casa Martin« en el Quadrilatero Romano es una estupenda opción.

4. Tomar un buen vino Piamontés

Probando estos exquisitos platos debes acompañarlos con un buen vino de la zona. Piamonte en una región donde la producción de vinos es muy rica. Sobre todo son famosos los vinos tintos, ya que la mayor parte de los platos son a base de carne. Un buen Barolo, un Barbaresco, un Dolcetto d’Alba, un Arneis… Las opciones son infinitas.

5. Comer un auténtico «Gelato Italiano»

Sin duda otra de las delicatessen del país son sus helados. El Gelato italiano es conocido en el mundo entero. Para tomar un buen helado italiano puedes dirigirte a «Grom», presente en muchas de las calles del centro. Te recomendamos el sabor «Crema come una volta di Grom». ¡Es espectacular! Otra heladería muy buena es «La Romana», junto a Piazza San Carlo. También son excepcionales los de «Alberto Marchetti» en via Po. Multitud de sabores para elegir, no se te ocurra pedir «tutti frutti», en Italia ¡este sabor no existe!.

6. Enamorarse de sus plazas

Las Plazas de Turín son famosas por su gran belleza. Llenas de vida, historia y arte. No puedes dejar la ciudad sin conocer Piazza Castello, Piazza Vittorio y Piazza San Carlo. Estas tres son las más grandes e importantes, si tienes tiempo, no te pierdas Piazza Palazzo di Città, Piazza Solferino y Piazza Carlo Alberto. Estamos seguros que te enamorarán.

7. Conocer la Mole Antoneliana

La Mole Antoneliana es el símbolo por excelencia de la ciudad. Dentro de ella se encuentra el Museo Nazionale del Cinema. Si te apetece y eres amante del séptimo arte, recomendamos visitarlo. Si no es el caso, o no tienes mucho tiempo, te sugerimos visitarla desde fuera, la foto con ella es obligada.

8. Disfrutar de sus preciosas vistas

Hay varios lugares desde donde puedes ver unas preciosas vistas de la ciudad. Uno de ellos es la Mole Antoneliana. Dispone de un ascensor panorámico que te lleva a la parte alta de la misma. Desde allí podrás disfrutar de un panorama inigualable, a 360º. El precio para subir es de 8€ por persona. Merece la pena.

Otra opción y diríamos un imprescindible en Turín, es subir al Monte dei Capuccini. Aquí hay un mirador que regala preciosas vistas de la ciudad, con Piazza Vittorio, la Mole y los Alpes de fondo. ¡No te lo pierdas!

9. Pasear por Via Roma

Via Roma es la calle comercial principal de la ciudad. Aquí se encuentran las principales marcas y tiendas de ropa. Ya sean grandes diseñadores como cadenas de bajo precio, se encuentran aquí.

Tengas ganas de comprar o no, la atmósfera de esta calle es maravillosa. Grandes columnas de mármol y artistas callejeros que tocan instrumentos clásicos como el violín, amenizan aún más el paseo.

10. Adentrarse en la cultura egipcia

El Museo Egipcio es otra de las principales atracciones de la ciudad. Se trata del segundo más importante del mundo, después del museo del Cairo. Si tienes varios días para visitar la ciudad, pasar una mañana o tarde recorriéndolo no te defraudará. Sin tienes poco tiempo, puedes presentarte una hora y media antes del cierre, y te costará solo 5€. Te aconsejamos consultar nuestro artículo «El Museo Egipcio de Turín» para tener toda la información necesaria para organizar tu visita.

-> Reservar entradas + guía al Museo Egipcio

11. Tomar un chocolate caliente

El chocolate es otro de los símbolos de Turín. Como dirían los italianos «una bella cioccolata calda» es uno de los placeres que no te puedes perder. Un sitio ideal se encuentra casi al lado del Museo Egipcio, «Guido Gobino». ¡Riquísimo!.

12. Entrar en sus Iglesias

Turín está lleno de Iglesias. Paseando por cualquiera de sus calles encontrarás al menos una. Puede pasar que encuentres incluso dos juntas, como sucede en Piazza San Carlo con sus «Iglesias Gemelas». Son un gran patrimonio artístico e histórico de la ciudad, y el arte que encontrarás en sus fachadas y en su interior te dejarán seguramente a boca abierta. No te pierdas la que están en Via Garibaldi y la de la Gran Madre, a las orillas del Po.

13. Sentir la grandiosidad de la Reggia di Venaria

Si tienes la oportunidad de pasar dos o tres días en Turín, debes conocer la Reggia de Venaria. Se trata de una gran residencia real, imponente y majestuosa. Te hará sentir como un verdadero miembro de la realeza.

Se encuentra en el pueblo de Venaria, a pocos minutos de la ciudad de Turín. Existen autobuses que llegan directamente allí desde Piazza Castello y Piazza Vittorio. Te sorprenderá.

-> Reservar entradas para la Reggia di Venaria

14. Recorrer la Torino Mágica

Torino es conocida como una ciudad «mágica», existen multitud de historias y leyendas que harán despertar tu curiosidad. Junto a Londres y San Francisco, es uno de los vértices del triángulo de la magia negra. Con Praga y Lione, en Francia, es también un vértice de la magia blanca.

Los jueves se realiza este recorrido, muy famoso en Turín. Recorrerás los principales puntos esotéricos que llamarán seguramente tu curiosidad.

-> Reservar Tour Torino Mágica

15. Recorrer alguno de sus mercados

Pasear por alguno de los múltiples mercados de Turín es una experiencia muy recomendable durante la visita a la ciudad. Ya sea los mercados especiales, donde se pueden encontrar antigüedades, ropa vintage, artesanía o productos típicos. También los mercados diarios, donde los ciudadanos realizan sus compras cotidianas son muy interesantes. Si visitas la ciudad durante el mes de diciembre, no te pierdas los preciosos mercados de Navidad.

16. Pasar una tarde en el Parco del Valentino

El Parco del Valentino es un espacio único. Sobre todo los domingos es muy frecuentado por la gente de la ciudad. Leer un libro o relajarse a las orillas del río Po. Si es una jornada soleada estará lleno de gente. Además dentro del parque se encuentra el Borgo Medievale, una ciudad medieval construida en el siglo XIX que merece la pena visitar. También se encuentra el Castello del Valentino, hoy sede de la universidad de arquitectura, es un precioso castillo.

17. Perderse por las calles del centro

Torino tiene la disposición de una ciudad romana, en cuadrícula. Por este motivo es fácil pasear y orientarse. Recorrer sus calles, admirar los imponentes portones y variopintos edificios, es una experiencia única. Una calle te llevará a una plaza, y a otra, y encontrarás iglesias, originales construcciones, negocios tradicionales.

18. Entrar en el Duomo, donde se encuentra la Sábana Santa

El Duomo di Torino, o la Catedral de Turín, es uno de los lugares más visitados de la ciudad. Dentro de ella se encuentra custodiada la Sábana Santa. Aunque no puedas verla, ya que se expone solo cuando así lo decide el Papa, podrás ver el arcón donde se encuentra guardada y una réplica para hacerte una idea de como es la verdadera.

19. Conocer alguno de sus Museos

Ciudad de museos donde las haya, la oferta es amplísima. Ya sea el Museo del Cine, dentro de la Mole Antoneliana, el Museo del Risorgimento, donde conocer la historia de Turín, el Museo de la Sábana Santa, si quieres más detalles sobre el manto sagrado, el Museo dell’Automobile, o si eres amante de la criminología, no te pierdas el Museo de Cesare Lombrosso.

-> Reservar Torino Card para ahorrar en las entradas a los museos

20. Cenar o tomar un aperitivo en movimiento en un tranvía histórico

Cenar o tomar un aperitivo mientras recorres la ciudad en un tranvía histórico es una estupenda opción para recorrer la ciudad de forma cómoda mientras disfrutas de las riquezas enograstronómicas de la zona. Normalmente salen de Piazza Castello. Los precios van desde los 18€. Para tener más información o reservar, puedes consultar la web de la empresa de transportes que lo gestiona, la GTT.

21. Descubrir la Torino subterránea

Es posible hacer un recorrido por Torino a 15 metros de profundidad. Podrás descubrir curiosas historias, misterios y secretos. Normalmente el recorrido se realiza los viernes por la noche. Sin duda una forma de conocer la ciudad de una forma distinta y original.

-> Reservar Tour Torino Subterránea

22. Pisar discretamente el Toro de Piazza San Carlo

En Piazza San Carlo, bajo sus pórticos a los pies del típico Caffe Torino, se encuentra un toro de bronce, símbolo de la ciudad. La tradición dice que si pisas sus «partes nobles» y das un giro completo, volverás a Turín.

23. Hacer un viaje en el tiempo en uno de los café históricos

Otra de las cosas que debes probar durante tu estancia en Turín es el «Café al Bicerin». El Bicerin es un licor muy tipico hecho a base de chocolate. Se añade al café creando una bebida riquísima. El lugar ideal para saborearlo es uno de los café históricos de la ciudad. Puedes dirigirte al «Caffe Confetteria Al Bicerin» o «Fiorio» en via Po. Tambiénes una excelente opción «Baratti e Milano».

24. Pasar delante de la Puerta del Diablo. 

Turín está considerada una ciudad esotérica. Son muchas las leyendas que se cuentan sobre su relación con el demonio y la magia negra. En Via XX Settembre, lo que hoy es la sede del «Banco Nazionale del Lavoro» se encuentra esta histórica Puerta conocida como «Portone del Diavolo», el edificio es también llamado «Palazzo del Diavolo». Se trata de una puerta construida en el año 1675. Decorada con muchos bonitos motivos, la encabeza la figura del diablo.

25. Sentir la energía positiva de la ciudad

En Piazza Castello, debes colocarte en la entrada del Palazzo Reale. Justo en la mitad de las cadenas que dan acceso al palacio, debes colocarte con los brazos abiertos. La leyenda dice que recibirás toda la energía positiva de la ciudad.